El inevitable declive de los espermatozoides

Un gran estudio francés muestra que la calidad del esperma disminuye constantemente. Se considera que la concentración de esperma se ha reducido a la mitad desde principios del siglo XX. ¿Para lograr la esterilidad masculina?

El esperma de los franceses está en constante declive. Así lo demuestra un estudio realizado en Francia entre 1989 y 2005, en el que participaron unos 26.600 hombres. Los resultados muestran una disminución del 32,2% en la concentración de espermatozoides, es decir, un 1,9% anual.

La motilidad de los espermatozoides también se ve afectada, al igual que su morfología – los investigadores encontraron una disminución del 33,4% en la proporción de espermatozoides de forma normal. Estos resultados son motivo de alarma mucho más allá de Francia, ya que confirman otros estudios.

Si, por el momento, la calidad del esperma se mantiene dentro de los estándares de fertilidad, ¿debemos temer que su disminución regular de calidad lleve simplemente a la esterilidad masculina general? Esta es la opinión de Alfred Senn, biólogo reproductivo y consultor del Centro de Reproducción Asistida de Lausana.

Actualmente se está llevando a cabo un estudio sobre la fertilidad masculina en Lausana

Alfred Senn: – El estudio se centra en los jóvenes reclutas de entre 18 y 22 años. Queríamos hacer un balance del estado actual de la fertilidad masculina en Suiza. Desafortunadamente, tuvimos que interrumpir el estudio por falta de fondos. Todavía nos faltan algunos resultados, particularmente en el noreste del país. Pero sí conocemos el valor medio de los espermatozoides de estos jóvenes, es decir, una concentración de cuarenta a cuarenta y cuatro millones por mililitro de líquido seminal. Esto se acerca bastante a los resultados del estudio francés que informa un promedio de 49,9 millones/ml. Valores que también se encuentran en los Estados Unidos y Dinamarca. Tanto es así que podemos considerar que este valor es el promedio actual; es casi la mitad de las concentraciones registradas a principios del siglo XX, ¡70 a 80 millones/ml!

El estudio francés muestra una continua disminución de la calidad del esperma hasta la total desaparición de los espermatozoides

Es importante entender que estamos hablando de una población entera que se está volviendo cada vez menos fértil y no de individuos. Esto implica que estos individuos probablemente estuvieron expuestos a sustancias nocivas mientras se formaba su aparato uro-genital. Es decir, entre la 7ª y la 12ª semana de gestación. Así que tenemos que averiguar a qué estuvieron expuestas sus madres en ese momento. Porque es entonces cuando la calidad futura del esperma está en juego.

Por ejemplo, se ha medido que la distancia entre el ano y los testículos era menor al nacer en los hijos de mujeres expuestas a disruptores endocrinos durante este período clave. Esto se asocia con una «feminización» de estos niños. Todo esto es extremadamente complejo, pero muestra que lo que está sucediendo hoy en día está ligado a las influencias que tuvieron lugar hace unos 20 años. Por lo tanto, la continua disminución de la calidad de los espermatozoides no es inevitable si actuamos sobre los factores ambientales.

¿No son los factores ambientales de hoy, sino los de los años 70 los responsables de la actual disminución de la fertilidad masculina?

Desde este punto de vista, es lamentable que los investigadores franceses no midieran el tamaño de los testículos de los participantes en el estudio. Porque, si esta teoría es correcta, deberían ser más pequeños. Una disminución del 30% en la cantidad de espermatozoides debería corresponder a una disminución equivalente en las células de Sertoli, que «elevan» los espermatozoides, ¡sus madres por así decirlo!

O, de nuevo, una disminución del volumen de los túbulos seminales, donde se forman los espermatozoides. Cada testículo contiene doscientos cincuenta metros de ellos, ¡o medio kilómetro para ambos! En cualquier caso, la fertilidad se desarrolla en las primeras semanas de la vida del embrión. Por lo tanto, debemos estar muy atentos a las condiciones ambientales y no poner en el mercado cualquier producto sin anticipar sus posibles efectos sobre la salud!

Deja una respuesta

*

You cannot copy content of this page