Eyaculación precoz: ¿cuáles son las consecuencias para las mujeres?

Los hombres generalmente informan de que sufren esta situación. ¿Qué hay de sus parejas? Un estudio internacional original realizado por un especialista suizo ha tratado de responder a esta pregunta.

La eyaculación precoz se caracteriza por una eyaculación que se produce después de una ligera estimulación sexual y antes del tiempo deseado. Los especialistas en sexología se refieren a ella como «una disfunción sexual masculina caracterizada por una eyaculación que siempre o casi siempre se produce antes o un minuto después de la penetración vaginal; por la incapacidad de retrasar la eyaculación durante todas o casi todas las penetraciones vaginales; y por consecuencias individuales negativas como la angustia, la preocupación, la frustración y/o la evitación de la intimidad sexual».

Otros especialistas hablan de la eyaculación «en menos de dos minutos y en menos de veinte movimientos de ida y vuelta en la vagina».

Los estudios muestran que la mayoría de los hombres no tienen una idea clara de cuál podría ser el tiempo «normal» para eyacular. Los pocos estudios que se han realizado sobre este tema estiman que, en la práctica, el tiempo medio entre el inicio de la penetración y la eyaculación es de entre cinco y seis minutos.

El estrés y la ansiedad

La eyaculación precoz se asocia más a menudo con elementos psicológicos como el estrés y la ansiedad. También se pueden encontrar problemas de pareja, con frecuencia variable. Esta disfunción sexual suele ser una fuente de sufrimiento para los hombres afectados.

¿Pero qué pasa con las mujeres? Una gran encuesta realizada en varios países ha tratado de responder a esta pregunta. Sus resultados acaban de ser publicados en el Journal of Sexual Medicine(1). Confirman a su manera que la satisfacción sexual es una condición esencial para la calidad de la relación y la durabilidad de la pareja.

Dirigido por la Dra. Andrea Burri (Instituto de Psicología, Universidad de Zurich), el estudio reunió a especialistas de la Universidad de Versalles-Saint Quentin en Yvelines, el Centro Australiano de Salud Sexual (Sydney) y un centro de medicina sexual de Hamburgo. Se llevó a cabo entre 1463 mujeres de 20 a 50 años de edad (edad media de 34) que vivían en México, Italia y Corea del Sur.

Fuente de sufrimiento

Las preguntas formuladas fueron: «¿Vive actualmente con un hombre que eyacula antes de lo que le gustaría?»; «¿Vive actualmente con un hombre al que se le ha diagnosticado eyaculación precoz?»; «¿Vive actualmente con un hombre que eyacula con mayor frecuencia dentro de los dos minutos siguientes a la penetración?»; «¿Ha indicado alguna vez su actual pareja el deseo de tener más control sobre su eyaculación?

El análisis de los resultados proporciona una serie de perspectivas diferentes. Parece que casi el 40% de las mujeres consideran que el control de la eyaculación por parte de su pareja es muy importante, ya que la falta de control puede ser una fuente de sufrimiento.

Casi dos tercios de las mujeres declararon que su pareja ya ha expresado el deseo de tener un mejor control sobre su eyaculación. Poco más de la mitad de las mujeres encuestadas dicen que viven con una pareja que a menudo eyacula antes de lo que les gustaría. Menos del 10% dijo que vivía con un hombre al que se le había diagnosticado eyaculación precoz.

Unos veinte minutos

En general, una de cada dos mujeres explica que no está satisfecha sexualmente. Esto puede deberse a que se considera que su libido es demasiado baja o a que no está satisfecha durante las relaciones sexuales.

Entre las mujeres insatisfechas, tres cuartos reportan la eyaculación precoz de su pareja como una de las causas. Por último, cuando se preguntó a todas las mujeres cuál era la duración ideal de las relaciones sexuales, excluyendo los juegos preliminares, la respuesta media fue de unos 20 minutos.

Sin embargo, parece que las mujeres se quejan con más frecuencia de la falta de atención general de su pareja a los juegos preliminares, especialmente a los besos y las caricias, que del corto tiempo que transcurre entre la penetración y la eyaculación.

A principios de 2013 se concedió una autorización de comercialización para una especialidad farmacéutica para la indicación de la eyaculación precoz. El laboratorio que comercializa esta especialidad participó en la financiación de este estudio internacional.

Deja una respuesta

*

You cannot copy content of this page